Buscar

Cómo y cuándo revisar la presión de tus neumáticos

Jueves, Abril 22, 2021

Cómo y cuándo revisar la presión de tus neumáticos

No nos cansamos de insistir en la gran importancia de mantener los neumáticos siempre con la presión correcta. Y, como taller de neumáticos en Sevilla, lo seguiremos haciendo porque se trata de la principal medida de mantenimiento de los neumáticos.

Además, la influencia que tiene esta acción va mucho más allá de los neumáticos, ya que tiene una incidencia directa sobre otros factores, como el consumo de combustible.

Es esencial mantener el nivel de presión recomendado por el fabricante del vehículo, evitando pasarnos ni quedarnos cortos, ya que es tan negativo circular con un nivel inferior al recomendado como hacerlo con una presión excesiva.

Una presión demasiado baja provocará que haya una mayor fricción entre el asfalto y el neumático, con el consecuente aumento del desgaste de la goma. Además, este desgaste se producirá de manera desigual en la superficie del neumático, siendo mucho más acentuado en los laterales y los flancos.

Por otra parte, circular con una baja presión también tiene una incidencia directa sobre el consumo de combustible. De hecho, hay estudios que calculan que el exceso de consumo, a lo largo de todo un año, puede llegar a  equivaler a un depósito completo.

En cambio, si el nivel de presión de los neumáticos es superior al recomendado, el desgaste también se producirá de manera desigual y será mucho más acusado en la franja central que en los laterales. Asimismo, se corre el riesgo de dejar a los flancos sin apoyos, dejando a la cubierta con menos adherencia y aumentando considerablemente la distancia de frenado.

CÓMO REVISAR LA PRESIÓN

En primer lugar, es importante realizar la comprobación en frío. Por tanto, hazla habiendo recorrido menos de 3 kilómetros y a baja velocidad. Una vez estés con el coche detenido y el motor apagado, sigue los siguientes pasos:

  1. Consulta la tabla de presión recomendada para tu coche. En la mayoría de los casos podrás encontrarla en uno de estos tres lugares: el marco de la puerta, el interior de la tapa del depósito de combustible y/o en el manual del vehículo.
  2. Quita los tapones a las ruedas y engancha la manguera de la máquina de aire al primer neumático.
  3. Asegúrate de que quede bien colocada, llegue hasta el final y no se escape el aire. Si lo has hecho bien, la máquina indicará el nivel de presión que actualmente tiene el neumático.
  4. Infla o desinfla el neumático con la máquina hasta hacer coincidir la presión con el nivel recomendado que aparece en la tabla.
  5. Cuando hayas realizado la operación con los cuatro neumáticos, asegúrate de que los tapones de las válvulas vuelvan a quedar bien colocados.

CUÁNDO HACERLO

Se trata de una operación rápida y sencilla que lleva tan solo unos minutos y que es uno de los pilares para aumentar la seguridad al volante y la vida útil de los neumáticos. Puedes aprovechar para hacerlo en una parada en una gasolinera para repostar combustible.

Lo recomendable es revisar la presión, como mínimo, una vez al mes o cada 2.000 kilómetros recorridos, lo que ocurra antes. Si vas a realizar un viaje largo, hazlo antes de salir, para partir con una presión adecuada; y a tu llegada, ya que es probable que en el trayecto el nivel de presión se haya visto alterado.

No hay comentarios todavía